De piedra y fuego


En los ambientes de alta montaña, como el circo del Vignemale, pocos son los árboles o arbustos que se atreven a crecer a tanta altura y soportar las durísimas condiciones de la cara norte de la montaña.
Paseando la tarde anterior me fijé en este primer plano. Una roca partida de forma curiosa por la acción del hielo y que nos da una idea de como debe ser el crudo invierno a esas alturas.
Esperé hasta el amanecer para aprovechar las luces del Vignemale, encuadrando la roca en el primer plano, el río que proviene del deshielo del glaciar y la tundra como única vegetación del entorno.

Esta entrada fue publicada en Vignemale. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a De piedra y fuego

  1. Otger dijo:

    Quina enveja que em fas!! Per la foto, que és la bomba! I pel lloc, que té una pinta tremenda!Records!

  2. danielarenas dijo:

    Excelente fotografía que denota gran calidad técnica. Supongo que es impagable el estar ahí y pasar esos momentos contemplando el paisaje.Cierto fotógrafo canadiense (Di Fruscia) dijo que uno de los mayores placeres del fotógrafo de naturaleza (paisajista) es la contemplación de los espectáculos naturales y la calma que eso transmite en la vida competitiva y acelerada de nuestros tiempos.saludos ;)

  3. Jep Flaqué dijo:

    Hola Daniel,Para mi lo más difícil que existe en fotografía es poder transmitir lo que siente el fotógrafo (admiración) cuando está presenciando un espectáculo natural… de hecho es casi imposible.Saludos y gracias

  4. Jose dijo:

    Enhorabuena por tu blog. Es sencillamente espectacular. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *